EL ULTIMO ATAQUE DE JOUR CONTRA ACCIÓN DEMOCRÁTICA

Text Box: Orlando Avendaño, Oscar García Mendoza financista de Panampost y de MCM, Asdrúbal Aguiar (empleado de Mezerhane en el Grupo IDEA), y el dueño de Panampost y jefe de Avendaño, Enrique Ball Zuloaga, primo de MARIA CORINA MACHADO.Puede afirmarse que Panampost NO es un medio legítimo, sino que es un arma política que usa el periodismo para difamar a sus adversarios. Pero, ¿Quiénes están por detrás de Panampost?  Vean la leyenda de la foto.

Text Box: Ruperti entrena al esposo de Vanessa Acosta Friedman, y luego le quita la esposa, lo demanda e intenta llevarlo a la cárcel. Eran muy amigos, casi padre e hijo. Menos mal.En este artículo de publicado el 23 de agosto del 2019, Orlando Avendaño usa un refrito del 11 de febrero del 2019 publicado originalmente por un oscuro habitante de Londres sin ingreso legal conocido ni profesión alguna, que vive de extorsionar a los que caen en sus garras de “investigador”. Se dice que Scotland Yard tiene un expediente de muchas páginas sobre las hazañas de ese émulo de Jack el Destripador, pero a nivel de honras. No obstante, voy a demostrar que este último ataque es agua de borrajas, un juego de palabras donde al final es víctima la democracia. El artículo comienza describiendo a la dama de la foto, Vanessa Acosta Friedman, obviando su primer apellido para quizá resaltar su origen judío por el lado materno, lo que es antisemitismo a nivel subliminal. En relación al partido Acción Democrática, la llama “militante romántica y sumamente atractiva”. ¿Cómo es una “militante romántica”? Aquí sale a flote la misoginia de Avendaño porque lo que entre líneas quiere decir es que xx xxxxxxxx, no hay otra forma de leerlo. Antisemita y misógino. Luego dice que esta jovencita (en esa época), era “una de las financistas de Acción Democrática”. Falso de toda falsedad. Vanessa Acosta Friedman es una mujer de clase media-media, sin bienes de fortuna. Estudió derecho en la Universidad Santa María y Ciencias Políticas en la USB. Los hijos de los ricos en Venezuela, como es público, estudian su carrera en Boston y sus postgrados en Paris o Suiza. Nada de ir a luchar como gladiador para conseguir estacionarse en la Universidad Santa María. ¿Financista de qué?

Avendaño, el Sicario de María Corina, el bien-pagado, intenta sin éxito asociar al Secretario General de Acción Democrática, un político veterano y de moral acrisolada, a Helsinge, la empresa DEL EX ESPOSO de Vanessa Acosta Friedman. Este oscuro individuo de apellido Morillo, montó primero un centro de tráfico de información privilegiada y luego se constituyó en el principal comprador y vendedor de PDVSA gracias a sobornos otorgados a casi la totalidad de la gerencia de mercadeo internacional de PDVSA, y todavía sigue haciendo lo mismo. Fue denunciado en Miami ante una corte federal por Ruperti basado en información secreta provista por la esposa de Morillo, Vanessa Acosta Friedman, ahora relacionada sentimentalmente con el obeso capitán mercante Ruperti. Sin embargo, la corte federal encontró que la parte demandante no tenía arte ni parte en el caso, y la demanda fue descartada. La misma demanda fue una vez más presentada en Suiza por el falso procurador de Maduro, donde se litiga a nivel penal y civil. Los hechos penales han sido probados y se han producido varios arrestos.

La bella Vanessa, por despecho y por falta de pago al divorciarse de Morillo le robó el disco duro de la computadora al exesposo y se lo entregó a su nuevo amante Wilmer Ruperti. Por otro lado, tanto Panampost como Avendaño y Boyd pudieran estar financiados por Óscar García Mendoza a través de su banco Novopayment. La CEO de este banco Anabel Pérez, la esposa de otro personaje anti-adeco, sin brillo alguno, Esteban Gerbasi. García Mendoza a su vez es un banquero prófugo a quién su propio hermano y la familia Urbano, propietarios del Banco Venezolano de Crédito, lo sacaron de esa entidad por sus negocios turbios.

El argumento de Avendaño para unir (sin éxito) a Henry Ramos Allup, el Secretario General de Acción Democrática, es que su hijo, casi un adolescente, hizo una pasantía hasta el 7 de Julio del 2015 en Helsinge, mientras escribía su Tesis de Grado justamente en materia petrolera. La manipulación de Avendaño es tal que gracias al Photoshop lo hace aparecer como “analista” TRES AÑOS DESPUÉS de que había terminado la pasantía y salido de la empresa. En efecto, miren bien la imagen que sigue. Se presenta un documento del 2017 y mas abajo, COMO SI FUERA la segunda página, otra página donde menciona al joven Ramos, tres años después de que terminó su pasantía.

Todo es 100% manipulación de imágenes usando el conocido software “Photoshop”. El punto es que la palabra “Ramos” no aparece en la demanda incoada en Miami o en Suiza, lo cual lo pueden comprobar navegando hasta http://operacionlibertad.com, donde se muestra el texto completo de la demanda en inglés. No hay registro alguno de pago de un solo dólar a ningún miembro de la familia de Ramos, ni a las finanzas de AD, nada, todo es mala intención y mucho Photoshop.

Yo conozco íntimamente las dos demandas contra Helsinge, la presentada en Miami y la siguiente de Suiza, porque soy parte del equipo de tres venezolanos que presentó un escrito para bloquear la estafa intentada por Ruperti-Muñoz, en ambas jurisdicciones.

 

Vale la pena preguntarle a la verdadera autora de este ataque, María Corina Machado, “is this the best you can do?”